Top

Blog

¡ ADIÓS AL DOLOR DE ESPALDA !

El dolor de la zona media y baja de la espalda es una de las afecciones más comunes en todos nosotros y nosotras. Demasiadas horas sentados, demasiadas horas de oficina, demasiadas malas posturas… y sobretodo, falta de tono muscular en la región central del cuerpo acompañado de una mala higiene postural. Ya tenemos la receta perfecta para padecer, como mínimo, una un incómoda molestia en la espalda.

Desde hace varios años el dolor crónico y agudo de la región lumbar ha sido tratado mediante la prescripción de entrenamiento de la estabilidad lumbo-pélvica (CORE), demostrando eficacia del tratamiento en cuánto a la reducción del dolor percibido, aumento de la estabilidad y mejora de la funcionalidad como demuestran en los siguientes estudios:

 

Todo ello, demuestra que la prescripción de ejercicio enfocado a incrementar la estabilidad del CORE y fortalecer los glúteos es una herramienta efectiva en el tratamiento del dolor lumbar, mejorando la estabilidad y la funcionalidad. Además de prevenir la aparición de este dolor con carácter posterior al ejercicio.

 

¿Y qué es el entrenamiento de estabilidad lumbo-pélvica o CORE?

El CORE se define como el conjunto de estructuras osteoarticulares y musculares, reguladas por el sistema de control motor, para mantener o recuperar una posición determinada. Es decir, es la zona central del cuerpo compuesta por el conjunto de músculos y articulaciones ubicadas en ella.

 

La estabilidad del CORE se define como la capacidad de controlar la posición y el movimiento del tronco sobre la pelvis y piernas, para permitir una producción óptima de fuerzas, transferencia de las mismas desde los miembros inferiores a los superiores y controlar el movimiento. Por tanto, poseer un núcleo estable va a contribuir a que seamos más móviles a nivel distal, mejorando la higiene postural y el rendimiento de nuestro cuerpo. Además, el Colegio Americano de Medicina Deportiva sugiere que el entrenamiento de la estabilidad del CORE mejora la estabilidad, reduce lesiones y mejora la movilidad, logrando aumentos en el rendimiento en cuanto a la velocidad, cambios de dirección, mejora del equilibrio e higiene postural, además de suponer una reducción de la incidencia lesional, pero esto es algo que trataremos en otro post.

Uno de los secretos del #MétodoA es el trabajo del CORE con ejercicios de estabilidad de la zona media que progresan desde ejercicios estables hasta ejercicios dinámicos, integrales y funcionales. Uno de los secretos para, por fin, decir adiós al dichoso dolor de espalda.