Top

Blog

Entrenamiento con sobrecarga excéntrica

En los últimos años el entrenamiento excéntrico se ha convertido en una tendencia entre profesionales del entrenamiento de fuerza y del acondicionamiento deportivo.

Recientemente se han publicado nuevos estudios que destacan, entre los beneficios de su aplicación, los siguiente puntos:

  • Efecto protector ante el daño muscular.
  • Incremento de la masa muscular, la fuerza y la potencia.
  • Efecto sobre el salto vertical y la velocidad de carrera.
  • Optimización del rendimiento deportivo.

Varios métodos han sido propuestos a lo largo de la literatura científica para ofrecer una sobrecarga excéntrica, sin embargo, la dificultad de aplicación y la poca funcionalidad que acarrean estos métodos más tradicionales (dinamómetros isocinéticos, etc) ha contribuido a que surjan nuevos dispositivos para aislar o sobrecargar la fase excéntrica.

Entre ellos destacan los dispositivos de volante inercial o “flywheel”. Creados por Berg y Tesch en 1994 para contrarrestar el deterioro muscular y funcional causado por la ingravidez en viajes espaciales, destacan por permitir la producción ilimitada de fuerza durante todo el rango de movimiento. Estos dispositivos basan su funcionamiento en una acción concéntrica máxima que hace girar uno o varios volantes, los cuales adquieren una determinada inercial, generando así sobrecarga excéntrica en el último tercio del movimiento.  Siendo los dispositivos más empleados las máquinas “yo-yo” y las poleas cónicas.

Todo indica que se puede tratar de una herramienta ideal para optimizar el rendimiento deportivo, pero… ¿Cómo entrenamos con estos dispositivos? ¿Qué ejercicios son los más utilizados? ¿Cuántas series y cuántas repeticiones debo prescribir?.

En Proporción A tenemos la clave de entrenamiento para resolver todas sus incógnitas.